Limpiar la vitrocerámica es fácil y así de rápido

Sabemos que la limpieza de los electrodomésticos no es precisamente la tarea doméstica más divertida, ¡pero es muy importante! Así consigues tenerlos siempre relucientes y disfrutar de ellos más tiempo. Limpiar la vitrocerámica es muy sencillo si sigues todas las indicaciones que te damos a continuación. ¡No tardarás nada en tenerla impecable!

¿Cuándo limpiar la vitro?

Nosotros te aconsejamos que, para que sea más fácil hacerlo, hagas una limpieza después de cada uso. De esta forma evitas que los restos de comida se queden pegados. Aunque para quitar rápidamente algo que se te ha caído mientras cocinas puedes utilizar la función Limpieza, que bloquea los controles de la placa unos segundos, para hacer una limpieza profunda como la que te contamos en este artículo recuerda que la placa debe estar completamente fría.

¿Qué productos puedes utilizar?

Lo mejor para una limpieza perfecta es optar por un limpiador específico para vitrocerámicas como el que puedes encontrar en nuestra tienda online. Siguiendo estas instrucciones conseguirás los mejores resultados:

  • Aplica una pequeña cantidad y extiéndela por la superficie.

  • Retira los restos de producto utilizando un paño húmedo o papel de cocina.

En cualquier caso, lo que NO debes utilizar nunca son productos corrosivos o abrasivos (como las espumas para hornos), detergente para lavavajillas o lavavajillas sin diluir. Todos ellos pueden afectar al brillo y a la superficie de tu vitrocerámica.

¿Y qué se puede hacer con los restos que se han quedado adheridos a la superficie? ¡Esta rasqueta especial para vidrio será tu mejor aliada! Importante: nunca intentes sustituirla por estropajos o esponjas que puedan rayarla.

¿Tu vitrocerámica tiene marco?

Para dejarla impecable, cada vez que limpies la superficie de la vitrocerámica tendrás que hacer lo mismo con el marco de acero inoxidable, si es que lo tiene. Para evitar daños te aconsejamos que no utilices la rasqueta (tampoco productos de limpieza corrosivos) y elimines los restos de suciedad únicamente con agua caliente y un poco de jabón.

¡Y en pocos minutos ya tienes tu vitrocerámica Balay lista para utilizar de nuevo! Siguiendo estos consejos, durará más tiempo brillante como el primer día y la limpieza no se convertirá en una tarea pesada. No olvides que puedes registrar tus electrodomésticos en Balay Contigo para tener siempre a mano consejos personalizados como estos, y además acceder a promociones exclusivas.

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete para estar al día de las últimas publicaciones de nuestro blog.

Limpiar la vitrocerámica es fácil y así de rápido
5 (100%) 3 voto[s]

Dejar un comentario

 He leído y acepto la Política de privacidad.

¿Te gusta lo que lees? ¡Suscríbete!

No te pierdas nuestros artículos con ideas fáciles y rápidas que harán tu mundo más cómodo.

Uso de cookies

Balay utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies