¿Se puede parar la lavadora en funcionamiento?

Desde un calcetín a un albornoz, sea cual sea su tamaño, forma o color, todas las prendas tiene derecho a formar parte de tu colada. Incluso cuando el lavado ha comenzado sin ellas.

Para defender este derecho, las lavadoras Balay incorporan la función pausa+carga, que permite detener el lavado y abrir la puerta de la lavadora completamente, para incorporar prendas de cualquier tamaño.

lavadoras-pausa-carga

Hace tiempo que las lavadoras Balay ofrecen esta prestación, que salva los despistes que sufrimos a diario la mayoría de los mortales, especialmente aquellos que trabajan, se ocupan de la casa y crían niños. Aquellos que tienen perfectamente asumido que, por muy bien que se planifiquen, siempre hay algo que se escapa.

Si no es cómodo, no es útil

Los expertos fabricantes de lavadoras saben que, para que algo sea útil, tiene que ser cómodo. Los expertos usuarios de lavadoras coinciden 😉 La función pausa+carga de las lavadoras Balay ha sido diseñada para satisfacer esta necesidad: es tan cómodo y sencillo como pulsar un botón, que para la lavadora en funcionamiento y permite abrir la puerta. Has leído bien, la puerta entera. De este modo no solo puedes meter un calcetín o un pañuelo, sino también prendas grandes como albornoces, toallas o sábanas.

Lavadoras con función pausa+carga

Es tan fácil como:

pasos-lavadoras-3

1. Pulsar el botón llamado pausa+carga. 2. Abrir la puerta e introducir prendas de cualquier tamaño. 3. Pulsar de nuevo el botón pausa+carga.

¡Y listo! El programa de lavado continuará de manera automática.

Y también en lavavajillas

Casi toda la gama de lavavajillas Balay dispone también de esta función especial. Con ella se puede interrumpir el ciclo de lavado para introducir utensilios olvidados, aunque el lavavajillas ya esté en marcha.

Es tan fácil como:

pasos-lavavajillas-2

1. Pulsar el botón llamado inicio/pausa+carga. 2. En cuanto el LED que muestra el tiempo restante comience a parpadear, ya es posible introducir la vajilla olvidada. 3. Pulsar de nuevo el botón de inicio/pausa+carga.

Y ya está. El lavavajillas continuará en el punto exacto donde se había quedado.

La función pausa+carga reivindica nuestro derecho a ser despistados. Muchas veces olvidamos meter algo y otras… ¡metemos algo que no deberíamos! Cuéntanos al final de este post qué has olvidado tú en el bolsillo de alguna prenda, para acabar centrifugándose en tu lavadora. ¿El resguardo de la lavandería? ¿El DNI? ¿el iPod? Precisamente regalamos 3 iPod Shuffle a los comentarios más originales.

PROMOCIÓN FINALIZADA

¡Y no lo olvides! Para sacar todo el provecho a tu lavadora la puedes registrar en Balay Contigo. Las mejores promociones y ofertas te están esperando.

125 Comentarios

  • ESTHER CORCHETE el

    Hablo de hace ya muchos años pero metí un billete de 10.000 pesetas!!!Tuve suerte porque estaba dentro de un bolsillo con cremallera, si nó se desintegra seguro.Aún así pasé un mal rato secándolo con el secador y planchandolo.Desde entonces miro y remiro antes de meter la ropa en la lavadora.Menudo susto.

    Responder
  • La verdad es que no aprendo y acabo lavando billetes, pañuelos o entradas de conciertos. Pero lo más sorprendente fue la reacción de mi hija cuando vio a su muñeca de trapo dando vueltas en su lavadora. ¡Menudos lagrimones! Mamaaaaaa, mi muñecaaaa, sácala…gritaba desconsolada. En ese momento hubiera estado bien tener esta lavadora para poder pararla 😉

    Responder
  • Ana Moreno de Matias el

    mi nieto de 2 años metio el mando de la television, creia que iba a dejarlo muy limpio, ja ja

    Responder
  • María del Mar Ruiz Martínez el

    La verdad es que desde pequeña he sido un poco desastre y muy despistada pero colaboradora! así que no os sorprenderá que el último día de colegio, llegara a casa muy muy contenta porque daban las vacaciones… Entonces, mi madre me pidió que pusiera a lavar la mochila (que tenía restos de batido, de bocatas, goma de borrar, de sacar punta…, vamos un foco de infecciones) así como la ropa de deporte para así guardarlo todo. Claro, a mí no se me ocurrió otra cosa que meter toda la ropa dentro, cerrar la mochila y a lavar… Cuando llegó mi padre y yo fui tan orgullosa a enseñarle mis notazas finales, la cara de pánico y mi carrera a la lavadora me delató… ¡Me las había dejado dentro de la cartera! qué hora más eterna hasta que terminó el lavado, saqué la mochila y allí, entre tenis, camisetas y pantalones cortos encontré mil trocitos de papel… ¡Mis notas! ;( Pero es q eso no fue todo… En el bolsillo pequeño (el cual tampoco revisé) estaba la calculadora científica de mi hermana… ¡Horror! Menudo comienzo de vacaciones… sin notas y gastando mis ahorrillos en comprarle otra calculadora a mi hermana…. Ayyyyy qué cabecita!

    Responder
  • Un día cuando era pequeña olvide trozos de plastidecor pequeñitos en el bolsillo de atrás y cuando lo sacaron de la lavadora ahí estaban de nuevo, sanos y salvos. Desde entonces tengo una manía de mirar muy bien que hay en los bolsillos porque una de las cosas que temo es que mi móvil acabe ahí, en la lavadora. Que ya me han contado casos!

    Responder
  • Una vez que puse la lavadora no me acorde de que llevaba en el bolso de la mochila un MP3 y lo meti sin darme cuenta a la lavadora. A la hora de tenderlo me di cuenta de que le habia metido a lavar a la lavadora y lo bueno es que al sacarle del bolsillo de la mochila de la lavadora resulta que seguia funcionando y no se estropeo, Tuve mucha suerte.

    Responder
  • Estaba a punto de salir de casa para el concierto de Vetusta Morla en La Rivera, cuando, de repente, me di cuenta que tenía la entrada en el bolsillo trasero del vaquero. ¿Y dónde estaba el vaquero? En la lavadora!! Tuve que esperar a que acabara el lavado y finalmente valió la entrada!

    Responder
  • Pues yo un día, después de hacer running, llegué a casa y al desvestirme para ducharme, se me cayó el mp3 por error entre la ropa. Cuando salí de la ducha y fui a poner la lavadora, el iPod se quiso dar una ducha también y se coló en la lavadora… Y ese fue su final, como el de la escena de la ducha de Psicosis… Allí se quedó… Y tuve que comprarme otro!! 🙁 desde ese día lo miro TODO cuando voy a lavar, por si algún otro objeto cobra vida y quiere colarse en la lavadora

    Responder
  • Un día mi hijo escuchó en la tele que en una receta usaban “huevo pasado por agua”. Y cuando fui a poner la lavadora no se le ocurrió otra cosa que meter un huevo para que la lavadora lo pasase por agua… Cuando me dijo: “Mami, ¿en la lavadora puedo hacer un huevo pasado por agua? He metido uno para hacerlo como en la tele.” Cuando abri la lavadora, ya imaginais el resultado… Toooooodo manchado y lleno de cascaras

    Responder
  • Después de un año ahorrando en una hucha para mis vacaciones, y cuando fui al banco a cambiar las monedas por billetes me dieron un sobre y lo guardé en un bolsillo. Puse la lavadora… Y los billetes se fueron de vacaciones a remojarse a la playa antes que yo!!! Jajajaja

    Responder
  • una vez metí en mi pantalón vaquero un papel con un autógrafo de mi mayor ídolo del mundo mundial, Valentino Rossi y cuando llegué a casa, me lo quité, lo deje en la silla de mi cuarto y mi madre lo cogió para lavarlo sin decirme nada y lo destrozó enterito, no quedó mas que una triste bolita de papel!

    Responder
  • Meti pantalon de mi padre en la lavadora pensando que mi padre vacio los bolsillos al empezar a lavar vi su cartera con 150€ en 3 billetes de 50€ y tarjetas desde dni,medico y tarjeta credito…rapidamente pare lavadora espere 1 minuto abri la puerta y saque la cartera de mi padre con todo lo que tenia y con secador y paciencia seque los billetes,tarjetas e cartera de mi padre lo bueno quedo algo limpia cartera de mi padre…ya desde entonces siempre miro los bolsillos de los pantalones de mi familia

    Responder
  • Cuando mi novio y yo hicimos 3 años me regaló un anillo de plata precioso y una carta donde escribió nuestra historia como si fuese una película. Me lo dio estando en la playa, y lo guarde en mis pantalones por que no llevabamos mochila… Con la mala suerte que solo se me ocurrió meterlo en la lavadora según llegamos de la playa…. El anillo sobrevivió! Pero la carta de película… Menos mal que me quiere aun que sea un desastre!

    Responder
  • Miguel SSuárez el

    Espero que no me ocurra otra vez, meter a última hora un pantalón vaquero, y no ver que estaban las llaves de la casa dentro. Ir a salir y oír el ruido de algo chocando contra el cristal de la lavadora. Y me tuve que iral curro sin llas llaves de casa. No podía llegar tan tarde a trabajar. Así que deje una nota para que sacaran las llaves cuando viniese alguien a casa.

    Responder
  • Hace tiempo me fuí con mis amigas de viaje y me pusieron una multa. Tras días abriendo el buzón para que no me pillarán mis padres la multa, la escondí en el bolsillo de una sudadera. Después de un tiempo mi madre la saco de la lavadora y me lleve bronca doble porque se pasó el pronto pago.

    Responder
  • Pensaba que había perdido el anillo de boda y de repente recordé que estaba en el pantalón. Lo salvé porque milagrosamente quedó dentro del tambor.

    Responder
  • Me deje el típico pañuelo de fiestas de color intenso dentro del pantalón blanco. Ya os podéis imaginar cómo salió esa colada… Todo desteñido.

    Responder
  • Cuando quise traerme un trabajo (2 años me llevó) del ordenador de la oficina al de casa, lo cargué en un disquete de 3’5 y lo puse en el bolsillo de la camisa. Tras darme una ducha, busqué mi camisa y… mi esposa la había metido tal cual en la lavadora: el disquete salió perfectamente inutilizado. ( Y sí, seguimos felizmente casados, gracias por preguntar.)

    Responder
  • Valentín Casado el

    Un dia despues del trabajo, me pongo mi ropa, mi mp3, mi cronometro y salgo a correr, cuando llegue me quito todo, lo pongo a lavar, y antes de irme a dormir voy a tender la ropa viendo el mp3 en la goma de la lavadora, ¡me lo quede en el bolsillo pequeño del pantalon de correr!, asi que me fui a la cama, y pase la noche casi sin dormir del disgusto porque perdi mi primer mp3.
    Asi que ahora busco mp3 con pinzas para poner en la cintura o pequeñas fundas para llevarlo en el brazo, asi no se me olvida. De paso os lo aconsejo para el que le toque. ¡Suerte a todos!

    Responder
  • Divina ésta nueva función vuestra, amigos. Tras años de grandes desastres provocados por mi innato despiste y esa manía de las lavadoras de no querer devolverte lo que es tuyo una vez comienza su jornada de trabajo, sólo he sacado algo a mi favor, diseños exclusivos de mi ropa a base de lavarla accidentalmente con bolígrafos, papeles, teléfonos móviles e incluso un sándwich de atún. Siempre mis diseños accidentales fueron exclusivos pero ahora he madurado y dirijo mi propio departamento.Es por esto que os doy las gracias por ayudarme a alcanzar la madurez laboral bien vestido, sin diseños de tinta, tuercas y/o atún. Gracias desde el fondo de mi tambor

    Responder
  • pues mi madre es la que pone la lavadora y nunca mira los bolsillos y un dia me metio en la lavadora el iphone y yo ni se dio cuenta hasta q empezo hacer un ruido extraño el bombo y ya penso en jubilar la lavadora y yo dije a que es el iphone y me os mal q se metio en arroz y hasta el dia de hoy que sigue funcionando y va en serio

    Responder
  • Yo por suerte lleve ortodoncia eran las fiestas de mi pueblo y nos fuimos por hay a comer mela quite mela metí en el bolsillo de una camisa cuando llegue toda sudorosa la metí en la lavadora y mi sorpresa fue que se labo y salio un poco machacada

    Responder
  • Alexis Romero Lozano el

    El misterio de la lavadora devoracalcetines.
    Creo que no soy el único a la que le pasa, al que le desaparecen los calcetines en la lavadora. Pero el hecho de no ser el única no me tranquiliza, no dejo de preguntarme, ¿dónde van esos calcetines que desapareen? Y lo más extraño, ¿por qué aparecen tiempo después?
    Llevo años poniendo lavadoras en casa. Y lo que más se suelen perder son los calcetines. Vale, admito que muchas veces meto los calcetines desparejados, es lo que tiene lavar un montón de ropa y tener un cubo enorme para dejar la ropa sucia. Cada vez que recojo la ropa del tendedero y la doblo, siempre, siempre, aparece algún calcetín sin pareja. Y lo guardo en un ladito del cajón esperando que aparezca su par en la próxima lavadora. Y llega la siguiente vez y vuelve a aparecer alguno suelto. Con suerte, consigo emparejar alguno de los de la última vez, pero muchas veces, por no decir todas, se quedan muchos sueltos.
    Y la cosa es que ahí siguen, lavadora tras lavadora. De vez en cuando me doy por vencido, cuando a mitad del invierno llevo viendo un calcetín de verano suelto hace meses, admito que nunca más volveré a ver a su pareja. Pero me duele admitirlo, porque me pregunto una y mil veces, ¿dónde está el otro? ¿Se lo ha tragado la lavadora? Mi suegra me mira con cara rara, debe ser que a ella su lavadora no se los devora y siempre me dice que se habrá enganchado en el tambor. Vale, que un calcetín se pierda entre el tambor y el resto de la lavadora, puede pasar. Pero cuando se pierden muchísimos, sería lógico que la lavadora se estropease, se enganchase y diese problemas. Y eso no pasa. Creo que mi lavadora tiene conexión con otra dimensión donde estudian calcetines y los manda allí. Mis calcetines son abducidos. No obstante, muy de vez en cuando, aparecen monedas en el tambor y me siento muy afortunado. Obviamente me las quedo como reliquia. Me he llegado a encontrar también una baraja de cartas olvidada en una pequeña mochila y un bolígrafo. Ellos no corrieron la suerte de los calcetines.

    Responder
    • Hola Alexis. Gracias por participar, te deseamos mejor suerte en el sorteo 🙂 Para no perder más calcetines te recomendamos utilizar bolsas de lavado como estas. Un saludo

      Responder
  • Rubén Asensio Ruiz el

    Mi anécdota me la dejó mi abuela, ya que me contó que una vez estaba comiendo con mi abuelo en un bar cuando se le rompió una pieza de la dentadura, entonces mi abuelo, que como todos sabemos, son poco escrupulosos, se lo guardó en el bolsillo, ya os podéis imaginar cómo sigue la historia. Al llegar a casa, mi abuelo fue a buscar la dentadura del bolsillo cuando, vio que mi abuela había metido los pantalones de mi abuelo a la lavadora ya que los tenía manchados de la comida. Cuando sacaron los pantalones de la lavadora vieron la dentadura brillante, y vieron q era la vez q más limpia estaba jajaj
    No paró ahí mi sorpresa porque después me contó q mi abuelo había seguido metiendo la dentadura a la lavadora ya q se quedó muy contento del resultado anterior jajajjaa
    Ya sabéis que los abuelos son capaces de todo, un saludo

    Responder
  • Octavio Pacheco el

    Mi madre puso mis vaqueros a centrifugar con mi amuleto de la suerte en el bolsillo, que no era otra cosa que una figurita del maestro Yoda que llevaba acompañándome desde el 83. La verdad es que no salió tan mal parado, aunque ahora parezca más un gremlin en descomposición, mi suerte es desde aquel día es más, como diría yo… luminosa.

    Responder
  • Una vez meti un billete de 50€ en la lavadora y me despedi de el, jejejeje en su dia no me hizo tanta gracia. Un saludo

    Responder
  • Lucia sanchez nosti el

    el diente de mi hijo!! Salimos un día de excursión al campo, cuando estábamos comiendo él bocadillo a mi niño se le cayó su primer diente, lo envolvimos en un pañuelo de papel y lo guardé en mi bolsillo, esa tarde al llegar a casa hice la colada, cuando mi hijo me pide su diente para ponerlo bajo la almohada me doy cuenta de mi despiste, rápidamente voy a parar la lavadora ,saco mi pantalón y miro en los bolsillos, afortunadamente allí estaba , entre los trozos del pañuelo de papel, menudo susto me lleve!! Mi niño pudo poner su diente bajo la almohada y esa noche nos visitó él ratoncito perez

    Responder
  • José Antonio García Martín-Arroyo el

    Pues fue el boletín de mis notas de primero de prótesis, mis notas eran todas 10 menos una que era un 7 y no pude llegar a enseñarselo a mis padres, ya que llegué que me caí en un charco de fango y llegue corriendo a casa a ducharme y mi madre sin saberlo lo metió en la lavadora y adiós notas…. para una vez que apruebo todo y con nota jajajajaja

    Responder
  • Francisco Sánchez González el

    Una vez olvidé un papel con un número de teléfono que necesitaba para realizar una gestión y que me fue difícil de conseguir. Cuando acabó el lavado el papel estaba hecho trizas salvo la parte donde estaba anotado el número. La suerte esta vez se alió conmigo.

    Responder
  • …en el bautizo de mi sobrina…que recuerdos…me inundaron de peladillas , las de toda la vida ¡si!. Mi hijo pequeño me llenaba los bolsillos encantado. Al llegar a casa dejé el pantalón en la lavadora y … mi sorpresa fué cuando al sacar la ropa, los polvos de la lavadora no se habían disuelto con el agua ¿o si ? ¡¡Qué desastre…eran las peladillas!!

    Responder
  • Pues separé la ropa de color y blanca encima de la cama… lleve el montón a la lavadora y al recoger el resto me dí cuenta que encima de la cama había dejado la inscripción de mi hijo para la natación, con fotografia incluida… ala, a recoger nueva documentación, a hacer nuevas fotos… un engorro 🙁

    Responder
  • Pues yo no hace mucho lavé los pantalones con el metrobus dentro de un bolsillo…. (y quedaban 4-5 viajes todavia…) Me dí cuenta cuando ya estaba tendido porque no encontraba el metrobus…. lo sequé bien con un secador y a los pocos dias que lo tuve que usar no hubo ningún problema, pasó correctamente por la máquina del autobus 😀

    Responder
  • Yo una vez hace ya años metí un pantalón con una bomba de purpurina en la lavadora (de esas que se usan en las fiestas).
    En mi defensa diré que la colada quedó preciosa, pero la bronca que me cayó fue monumental (estropeó la lavadora, en vez de lavar, ensuciaba)

    Responder
  • José Luis Aguado el

    Una vez en el bolsillo del albornoz un reloj que me tocó en una tombola, fué directo a la lavadora, cual fue mi sorpresa al descubrir que el reloj debía de ser buenísimo, porque despues de una colada entera a 40 grados, seguia funcionando, eso sí con un poco de agua dentro, es un misterio pq el agua sigue dentro y el reloj funciona. El mejor reloj de China.

    Responder
  • Maria José Roselló Gil el

    Se me olvido sacar las llaves del mando del coche del bolsillo del pantalón, y se lavo bien el mando, pero no sólo eso. Luego lo tendí en la galería con el mando en el bolsillo y sólo cuando fui a coger el coche me di cuenta de que no lo encontraba y al final de tanto buscar, cogí el pantalón tendido con cuidado para que no cayera a la terraza del vecino y allí estaba. Pensaba que no iría y me tendría que hacer un duplicado del mando, pero nada, limpio y abridor, abrió sin problemas.

    Responder
  • ANA ISABEL BRAOJOS OTERO el

    Esta Historia es veridica, me la contó un amigo y provocó la ruptura con su pareja. El se fué a un curso el fin de semana, ella se fué de cena con compañeros de su Empresa. Ella se lio con un compañero en la casa de ella y el marido. Ella metió el albornoz con algo dentro del bolsillo que delataría su infidelidad. La lavadora no desaguaba. El marido sacó el filtro ¿Que habia? La prueba de la infidelidad que habia ido en el bolsillo del albornoz a la lavadora. P.D. ¡¡¡Mirar bien los bolsillos antes de meter las prendas en la lavadora!!!!

    Responder
  • Pues he metido muchas y variadas cosas, pues como siempre va una corriendo, tengo un defecto que no miro los bolsillos. Una vez Me lleve un gran susto pues metí los pantalones del trabajo de mi marido con las herramientas incluidas, imaginaros el ruido que eso hacia, creí que se me había roto la lavadora. Apunto estuvo.

    Responder
  • Una vez se me coló un USB en la lavadora dentro del bolsillo de un pantalón. Por suerte, parece ser que era indestructible, y una vez seco volvió a funcionar perfectamente y con todo lo que tenía guardado dentro intacto. 🙂

    Responder
  • Se me quedaron dentro los cascos, yo no puedo vivir sin música. Así que imaginaros, cuando me enteré que los cascos estaban dentro del pantalón. Dije, mis cascos han muerto. Esperé unos días dejandolo secar y oye, no murieron. Tuve mucha suerte en ese momento.

    Responder
  • Suelo dejar monedas en los pantalones, algun que otro mechero y sobre todo bolsas de estas para las caquitas de los perro, que se quedan en los bolsillos

    Responder
  • Hola!! soy muy puro nervios! no paro y claroviene muy bien para hacer mil cosas a la vez pero muy mal porque se me despista la cabeza, suelo meter un monton de cosas que no deberia y luego me pasa factura, la ultima vez la semana pasada

    Responder
    • Hola!! soy muy puro nervios! no paro y claroviene muy bien para hacer mil cosas a la vez pero muy mal porque se me despista la cabeza, suelo meter un monton de cosas que no deberia y luego me pasa factura, la ultima vez la semana pasada que regrese del gimnasio y claro ahora los pantaloncitos de deporte llevan un bolsillo detras¡maldito por cierto! y claro vine toda sudada y ropa a la lavadora con cartera con carnets y 20 euros al agua patos de mi amiga la lavadora¡ que desastre!

      Responder
    • ¡Te deseamos mucha suerte, Marta! 🙂 Un saludo.

      Responder
  • sonia perez fernandez el

    Pues últimamente parece que tengo manía a una linterna de led que usa mi marido en el trabajo y se deja en los pantalones de trabajo, ya va 3 viajes a la lavadora y oye continua funcionando, eso si, con algun led de menos… pero ya se que regalarle para su cumpleaños !!

    Responder
  • monedas, gomas de pelo y clinex. Siempre se me quedan en los bolsillos

    Responder
  • ¡¡¡Pues un cupón premiado de la ONCE!!! Menos mal que solo era el reintegro jejejeje 😛

    Responder
  • De pequeña (no tan pequeña jajajajaja) pensé que sería buena idea ver qué pasaba si vaciaba algunos botes purpurina en la lavadora sin que lo supiera mi madre, me hacía ilusión ver qué pasaba y que mi ropa fuera brillante como la de la Barbie… La ropa de mi familia incluida la de mi padre estuvo soltando purpurina varios lavados jajajajaja

    Responder
  • Un día mi madre metió una sudadera mía en la lavadora pero…no se percató de lo que había en uno de los bolsillos: mi sueldo entero del mes!! Menos mal que todo se quedó en la anécdota porque los billetes resistieron y…menos mal que ella no lo vió sino…regañina que me hubiera caído!

    Responder
  • De vez en cuando se me cuela un pañuelo de papel que deja toda la ropa llena de papelitos. Es horrible!! Se me olvida vaciar los bolsillos con las prisas. A veces también se me cuela una prenda de color en una lavadora de ropa blanca. Pero lo peor fue que un día metí un llavero y sonaba cada vez que se movía la ropa. Si hubiera tenido la función pausa + carga, estas cosas no me pasaban.

    Responder
    • Hola Silvia, gracias por participar. Cuando se te deshaga un pañuelo de papel en la lavadora recuerda hacer después un lavado en vacío a 90º para evitar que las siguientes coladas también salgan con restos de papel 🙂 ¡Te deseamos mucha suerte! Un saludo

      Responder
  • ¿ Bendita lavadora? Era viernes y el sábado fiesta en casa de Silvia. En mis manos las notas: 3 suspensos. En casa éramos muchos y las labores estaban bien repartidas. Entre otras, mi padre se ocupaba de poner la lavadora nada más llegar del curro. Mi cabeza era una centrifugadora: TENÍA QUE IR A ESA FIESTA. Metí toda mi ropa de clase, con las notas en el bolsillo de la chaqueta, en el cesto de ropa sucia y desaparecí del mapa hasta que le oí poner la lavadora. ¡Vaya papelón! ¡mis notas dentro! A ver si miramos los bolsillos antes de… Transformé los insuficientes en suficientes y fui a la fiesta… La última fiesta del curso.

    Responder
  • Yo hace años metí una quiniela premiada con 100€, se quedó hecha una bolita, como pude la reconstruí, pegando trocitos en un folio de tal manera que se leía malamente el código de barras del boleto, fui a la administración de loterías donde la había echado, se quedaron con el papel y, pasado un tiempo, me llamaron para pagarme el dinero porque nadie había reclamado ese premio y me dieron por buena la “reconstrucción” que les había entregado.

    Responder
  • Pues si, agotado tras el gimnasio, metí toda la ropa sudada en la lavadora sin darme cuenta que el ipod seguía enganchado a la camiseta por su pinza. Al menos murió limpito. Descanse en paz.

    Responder
  • Sofía Alonso Reyes el

    Yo lo más raro que he lavado en la lavadora ha sido un paquete de chicles, cuando me puse los pantalones estaban los chicles literalmente incrustados en el interior de los bolsillos y el carboncillo donde iban estaba prácticamente desintegrado

    Responder
  • elvio gaston torrico beltran el

    Un día fui a hacer un trámite con mi pasaporte y como soy un poco despistado deje el pasaporte en el pantalón, mi mujer como siempre le gusta mantener la casa limpia puso a lavar la ropa, con mi pantalón que estaba el pasaporte,el cabreo que me dio luego de ver el pasaporte mojado casi desecho, lo peor que después de 4 días tenia un viaje al exterior,nesecitaba el pasaporte por suerte pude renovarlo
    Porque si no el viaje era a América así que menudo lio que se pudo armar

    Responder
  • ¡Deberíais haber inventado esta lavadora hace tiempo! Concretamente antes de que hubiera lavado mi madre mis pantalones con mi iPod (Touch) en los bolsillos
    Desde entonces lavo yo mi propia ropa (¿será una estrategia mi madre haber hecho eso?), pero vamos, que yo tampoco soy perfecto y al final he llegado a lavar un billete de 5€… hasta mi bonotren! Así que me vendrá bien tener esa lavadora, que no lo hubiera conocido hasta haber entrado ahora en esta página 😉
    Gracias Balay por crear cosas como esta que pueden ayudar a nuestro cada día y a evitar desastres que desde que se creó la lavadora pasan cotidianamente en todas las casas!!

    Responder
    • ¡Gracias por participar, Jaume! Fabricamos electrodomésticos para haceros la vida más cómoda 😉 ¡Te deseamos mucha suerte! Un saludo.

      Responder
  • Una vez metí a la lavadora un pantalón con un paquete de pañuelos de papel en una colada de ropa oscura. Quedó toda la ropa llena de puntitos blancos, le dió un toque navideño precioso…

    Responder
  • Pues como yo siempre tengo la cabeza en otro sitio, lavé mi chaqueta con el monedero entero dentro, pero lo peor de todo, es q creí q lo había perdido y denuncié, anulé tarjetas y demás, y cuando la recogí del tendedero, y me la puse, ahí estaba todo!!! Limpio jajajaja

    Responder
  • Pues precisamente un ipod shuffle, estuve a punto de llorar y todo cuando me di cuenta, bueno que digo a punto, que se me saltaron las lágrimas vaya. Desde entonces reviso la ropa como dos millones de veces aproximadamente antes de meterla en la lavadora, nunca es suficiente…

    Responder
    • Hola Gloria, gracias por tu comentario 🙂 El concurso ya ha finalizado, pero pronto tendremos nuevas sorpresas ¡Te recomendamos estar atenta! Un saludo

      Responder
  • En este caso no soy yo quien se deja tornillos y tuercas en los bolsillos; es mi padre. Y creo que este fenomeno no es que pase puntualmente sino al contrario puede pasar todas las semanas. Y mi madre está ya harta de repetirle que se saque siempre todo lo que tiene en los pantalones. Así que a la hora de las regañinas cobran más importancia los tornillos de mi padre que mis pañuelos que se quedan petrificados después en el bolsillo. Imposibles de sacar sin que se rompan en mil birutillas de papel.
    Creo que como “posdata” debería aclarar que los tornillos que lleva mi padre en el bolsillo son por oficio, no sea que alguno se piense que mi padre les colecciona. Sería gracioso…

    Responder
    • Hola Julia, gracias por tu comentario. El concurso ya ha finalizado, pero pronto tendremos nuevas sorpresas ¡Te recomendamos estar atenta! Estamos a tu disposición. Un saludo.

      Responder
  • ¡Ya tenemos ganadores de nuestro concurso!: Rebeca, Luis y Laura García, ¡enhorabuena! Hemos aprendido mucho con todas vuestras anécdotas 😉 Seguro que a partir de ahora todos revisamos mejor los bolsillos antes de meter la ropa en el tambor. Contactamos con vosotros en vuestro correo electrónico.

    Responder
  • LA LAVADORA LAVA MAS TIEMPO DE LO NORMAL Y PITA MUCHO RATO

    Responder
    • Hola Ronald, gracias por contactar con nosotros. ¿Puedes indicarnos el modelo de tu lavadora, por favor? Son una serie de números y letras que empiezan por E-Nr y que encontrarás en el interior de la propia puerta del aparato. Estamos a tu disposición para ayudarte. Un saludo

      Responder
  • E-nr.3TS81102A/01 FD9008 200207,KDCode;ME199.AC 72110X000001004,,,,,( MODEL)BALAY 8kg ts8110,,

    Responder
    • Hola de nuevo, Ronald. Aunque tu lavadora tenga programas cuya carga máxima sea 8 kilos, no todos los son. Te recomendamos elegir los programas en función del tipo de prendas o tejidos así como de la carga para conseguir los mejores resultados. Un exceso de carga o la falta de holgura en el tambor podría hacer que el programa no se desarrollara correctamente y se alarguen los tiempos de lavado. En el manual de instrucciones puedes ver cómo silenciar la lavadora para que no haga ningún tipo de señal acústica o reducir el volumen de esta. Esperamos haberte ayudado, estamos a tu disposición. Un saludo.

      Responder
  • Compramos la lavadora Extrasilenciosa pero no echa el detergente ni suavizante, que podemos hacer? Cual es la problema?Funciona y centrifuga al final pero el detergente en polvo se queda en el cajetin y creimos que era por la pestaña pero se la quitamos y tampoco lo arrastra y el suavizante lo mismo, se queda en el cajetin. Gracias por su respuesta.

    Responder
    • Hola Patricia, sentimos oír esto ¿Puedes indicarnos el modelo completo de tu lavadora? Son una serie de números y letras que empiezan por E-Nr y que encontrarás en el interior de la propia puerta. Disculpa las molestias. Un saludo

      Responder

Dejar un comentario

Uso de cookies

Balay utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de cookies.

ACEPTAR